Test del aliento para la intolerancia a carbohidratos

Monosacaridos: Fructosa, Sorbitol
Disacaridos: Lactosa

Existen varias formas de intolerancia a los carbohidratos y las mas frecuentes son la malabsorción de lactosa, fructosa y sorbitol. Las causas pueden ser primarias (por ejemplo, deficiencia de lactasa) o secundarias a patologías del intestino delgado (por ejemplo, enfermedad celiaca, infecciones intestinales, etc).

Los síntomas clínicos son debidos a la malabsorción de los carbohidratos ya que son osmóticamente activos, retienen liquidos en la luz intestinal, y son metabolizados por las bacterias. Los típicos síntomas son; flatulencia postprandial, nausea, meteorismo, diarrea y dolor abdominal inespecífico.

La malabsorción de carbohidratos se suele investigar por medio de los test de H2/CH4 en el aliento. Al paciente se le da para ingerir hasta 50 g de lactosa, hasta 25 g de fructosa, hasta 10 g de sorbitol o cualquier otro azúcar que se quiera estudiar. El H2/CH4 expirado se mide cada 25 minutos durante un periodo de 3 horas. Como el cuerpo humano no produce H2 o CH4 por el mismo, este solo puede formarse cuando las bacterias entran en contacto con los carbohidratos cuando llegan al colon (flora normal) o en el intestino delgado si existe sobrecrecimiento bacteriano. En las personas normales (sin sobrecrecimiento bacteriano) los carbohidratos se absorben en el intestino delgado, no llegan al colon y por ello no se produciría H2 o CH4 (el aire expirado estaría libre de H2/CH4).

La preparación ideal del paciente es,
1.- Ayuno de 12 horas
2.- 24 horas antes de la prueba el paciente suspender el consumo de alimentos ricos en fibra vegetal y almidon (cereales), excepto arroz blanco. Desde la noche anterior a la prueba no podrá fumar, ni consumir alcohol, ni desarrollar actividad deportiva alguna y la ultima comida, con muy bajo contenido de fibras vegetales.
3.- Realizar enjuagues bucales antes de la realización de la prueba.
4.- No realizar esfuerzo físico, ni mascar chicle durante la prueba.
5.- Dejar pasar 4 semanas desde un tratamiento con antibióticos, lavado intestinal o endoscopia.